Blog del párroco
PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO. Ciclo B. 30-11-2014. 
viernes, noviembre 28, 2014, 05:09 PM - Comentarios a las Lecturas
PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO. Ciclo B. 30-11-2014. Volver a empezar, necesitamos avivar la esperanza.

1ª Lectura. Isaías 63, 16b-17; 64,1.3b-8. Señor, no te excedas en la ira.

Salmo. 79: Señor, Dios nuestro, restáuranos, que brille tu rostro y nos salve.

2ª Lectura. 1ª a Corintios 1, 3-9. El os mantendrá firmes hasta el final…el os llamó a participar en la vida de su Hijo.

Evangelio. Marcos 13, 33-37. Velad y vigilad.

Con el Adviento, comenzamos otro año litúrgico.
El año litúrgico es para los cristianos como una larga peregrinación que nos conduce a la comprensión del misterio de Cristo, pasando por los grandes momentos de su vida. Ellos nos descubren quien es Jesús y nos ayudan a entender la vida y a situarnos ante ella.

El Adviento es el tiempo de preparación, cuatro semanas, a la celebración de la Encarnación del Señor. El Adviento nos recuerda que la Iglesia vive entre dos venidas del Señor, la histórica, la primera navidad, y la que acontecerá al final de los tiempos. El Señor vendrá. No estamos solos ni abandonados en este mundo y en esta vida; el Señor vendrá con toda su gloria, como juez y como salvador. No dejará inacabado su proyecto de salvación sobre los hombres.

Por eso la virtud de este tiempo es la esperanza, resistir en la noche, esperar en un nuevo amanecer aunque la noche resulte, en muchas ocasiones, larga y dolorosa.

¡Cuántas veces nos sentimos perdidos y abandonados en esta vida! Nuestros problemas personales, el mundo, el sufrimiento de los demás, el no vislumbrar posibles soluciones ante tantas situaciones difíciles, los pecados…Visto todo solo con ojos humanos, experimentamos el miedo y nos sentimos abocados al desánimo y a la desesperanza.

Necesitamos cada adviento para recordar que el Señor no es indiferente a los sufrimientos del hombre y que hay y habrá salvación.

El Adviento nos recuerda la necesidad que tenemos de escuchar la Palabra, de abrirnos, desde la oración, a la presencia de nuestro Dios que viene a fortalecernos y a renovarlo todo. Necesitamos mucha oración, sin ella caminamos en la oscuridad.

La actitud del Adviento es la vigilancia: velad. Vigilancia a los signos, a las llamadas, a las indicaciones del Señor. No lo sabemos todo, Dios nos sorprende y nos indica caminos nuevos. No todo está perdido. La salvación viene de Dios.

Los profetas nos enseñan a mirar a lo lejos. El Bautista, a preparar el camino. San José, a colaborar con el Señor desde la discreción y al silencio. María, a esperar “con inefable amor”.

Dejemos que venga el Señor.

Comentarios