Blog del párroco
A LOS NIÑOS DE PRIMERA COMUNIÓN DE LA PARROQUIA DE MAYO DE 2015 
viernes, mayo 1, 2015, 05:45 PM - Otros
CARTA A LOS NIÑOS QUE TOMARÁN LA PRIMERA COMUNIÓN LOS DÍAS 16 Y 23 DE MAYO DE 2015, EN LA PARROQUIA DE NTRA. SRA. DEL REMEDIO DE VALENCIA.
Claudia Castell Dus Beatriz de Diego Maldonado Carmen Jiménez Morera Carlos Maldonado de Miguel Teresa Mayordomo Ruiz Carlota Millet Aznar Andrea Olivas Alegre Mateo Pellicer García Luís Perdiguer Dupuy Carlos Pérez-Marsá Millet Lucas Piñón Azpitarte Paz Roger Baños Claudia Torres Sánchez Nacho Zamorano Vilar

Queridos niños: Hace dos años os acompañaron vuestros padres a la parroquia para comenzar la catequesis de primera comunión. En este tiempo habéis conocido a Jesús, sabéis quien es, lo que hacía, enseñaba y lo que espera de nosotros.

También habéis conocido a la parroquia, a los sacerdotes, a los catequistas y a otras muchas personas que quieren a Jesús y están contentos de ser sus amigos.

La parroquia es la casa de Dios en nuestro barrio y es también la casa de todos nosotros. Muchos de vosotros fuisteis bautizados aquí. Cada domingo, recordando lo que nos pidió Jesús, “Haced esto en memoria mía”, celebramos la eucaristía. Vosotros habéis asistido muchos domingos, sin comulgar, porque aun erais pequeños. Habéis compartido la celebración de la eucaristía con otros muchos cristianos a los que no conocíais pero con quienes tenemos en común la fe, el bautismo y el cariño y admiración que tenemos a Jesús; él va haciendo que nos encontremos y también seamos amigos.

Todos los martes hemos venido al catecismo a rezar y a aprender cosas de Jesús y de la Iglesia, la gran familia que formamos los cristianos.

Después de la primera comunión seréis cristianos mayores en la Iglesia, ya os daremos a Jesús cuando participéis en la eucaristía los domingos. Por eso el día de la primera comunión será un día muy grande. Vuestros padres os han preparado una fiesta en la que quieren que estén todas las personas que os quieren.

Realmente Jesús tuvo una gran idea al quedarse en la Eucaristía. Esto solamente se le podía ocurrir a alguien que nos quiere mucho. Al quedarse en el pan y en el vino consagrados podía dársenos del todo a cada uno de nosotros y entrar en nuestra vida. Al recibirle le decimos que queremos ser buenos con todos como él, para que todas las personas se sientan queridas y respetadas en el mundo.

La Eucaristía es el gran tesoro de la Iglesia. Tenemos a Jesús en la comunión, en el sagrario y…en los pobres. En la comunión nos llenamos de su mismo amor para hacer el bien. Se nos da a Jesús y ¡esto debe notarse en el mundo! Sed buenos amigos y no le perdáis.

Feliz día, felicitaciones a vuestros padres y nuestro deseo de que os sigan ayudando con su ejemplo y con sus palabras.

Dad gracias al Señor porque le recibís y quiere ser siempre vuestro mejor amigo. Dad gracias por vuestros padres, familiares, amigos… y por nosotros, que hemos tenido la alegría de acompañaros en este tiempo de preparación y de compartir vuestra fiesta.


Vuestros sacerdotes.




( 77 visualizaciones )
DEL MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO ANTE LA CUARESMA DE 2015 
lunes, febrero 16, 2015, 04:49 PM - Otros
DEL MENSAJE DEL SANTO PADRE SOBRE LA Cuaresma del 2015

“Fortalezcan sus corazones” (Santiago 5,8)

La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, pero sobre todo es un tiempo de gracia: Dios no nos pide lo que no nos ha dado antes. El nunca es indiferente a nosotros: nos conoce, nos cuida, nos busca. Cuando estamos bien nos olvidamos de los demás y nuestro corazón cae en la indiferencia. Esta actitud ha alcanzado una dimensión mundial y hoy podemos hablar de una globalización de la indiferencia. La indiferencia hacia Dios y hacia el prójimo es una tentación real. Sin embargo, Dios no ha sido indiferente al mundo, ya que por amor nos ha entregado hasta su propio Hijo.

Esta puerta que abrió Dios, la debe mantener abierta la Iglesia, sin embargo el mundo tiene tendencia a cerrarse a Dios y a la Iglesia.

Para que el pueblo de Dios tenga necesidad de renovarse y evite la tentación de caer también en la indiferencia, el Papa nos propone meditar tres textos:

1º “Si uno sufre, todos sufren con él” (1ª Co 12, 26). La Iglesia es “comunión de los santos”. Todos estamos unidos en Dios, podemos hacer el bien a los que están lejos y participamos de las cosas santas.

2º” ¿Dónde está tu hermano? (Génesis 4,9) Sentirse formando un solo cuerpo, que conoce a los más pequeños y débiles, es propio de parroquias y comunidades. Además, toda comunidad es misionera y debemos vivir de tal forma el evangelio que seamos islas de misericordia en medio de un mundo de indiferencia.

3º “Fortalezcan sus corazones” (Santiago,5, 8)
Para ello:
-debemos orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial.
–podemos ayudar con gestos de caridad y -el sufrimiento de los demás es una llamada a la conversión, porque el sufrimiento de los demás me recuerda la fragilidad de mi vida.
Como dijo Benedicto XVI, tengamos un corazón misericordioso, abierto a Dios, que se deje llevar por los caminos del amor, pobre y generoso, que no se cierre a sí mismo ni caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia.


( 71 visualizaciones )
PALABRAS DE AGRADECIMIENTO, PRONUNCIADAS POR EL PARROCO EN LA DESPEDIDA DEL ENTIERRO-FUNERAL DEL RVDO. D. JOSÉ Mº VALLS ABAD,SACERDOTE ADSCRITO DURANTE SEIS AÑOS A LA PARROQUIA 
miércoles, enero 21, 2015, 08:28 AM - Otros

Sr. Arzobispo, Sr. Obispo emérito de Mondoñedo-El Ferrol, Sr. Vicario Episcopal, queridos hermanos:

En nombre de los hermanos de D. José Mª (y esta mañana hemos tenido también especialmente presente a Paco, sacerdote religioso marianista, que desde su misión en Cuba estará con nosotros), de sus sobrinos y de la Parroquia, les doy las gracias por su presencia y por su oración.

A Ud. Sr Arzobispo, por presidir esta eucaristía y por sus palabras de consuelo y de esperanza,

A los sacerdotes amigos de D. José Mª, a los sacerdotes hermanos Marianistas, a José Vicente, religioso capuchino capellán de la Casa de la Salud, a Miguel Cerdá…y a todos vosotros.

Pero en especial al Señor, por los seis años que hemos tenido a José Mª con nosotros.

A José Mª se le conocía si se estaba muy cerca

Sacerdote generoso, que se centraba en lo fundamental de la vida, de la vida cristiana y de la vida sacerdotal.

En él se notaban las hondas raíces cristianas vividas con sus padres y hermanos. Nos recordaba muchas cosas de ellos.

Celebraba la eucaristía con dignidad, dedicó mucho tiempo al ministerio de la penitencia, en su predicación llegaba insistentemente a la lo fundamental del mensaje evangélico, a la confianza en Dios misericordioso, brotando de aquí una espiritualidad de gratitud y correspondencia.

Pulcro y ordenado, tierno con los niños.
La larga enfermedad, vivida con discreción y silencio, le permitió mostrar con más facilidad su afectividad. Conmovía cuando veíamos su fragilidad y sus lágrimas.

Vino después de una intensa vida sacerdotal en San Lázaro (24 años), en Chile y en otras parroquias de Valencia.

Ahora ya forma parte de la hermandad sacerdotal que tenemos en el cielo (D.Pascual, D. Honorato, D.Feliciano…D.José Mª) y de la gran comunidad de intercesores, extraordinarios cristianos laicos configurados en nuestra parroquia.

Como decía S. Juan Pablo II, José Mª, rezaremos por ti, pero tú intercede por todos nosotros. Descansa en paz.

Muchas gracias a todos. Descanse en paz.


( 85 visualizaciones )
CARTA A LOS NIÑOS DE PRIMERA COMUNION DE LA PARROQUIA DE NTRA. SRA. DEL REMEDIO DE VALENCIA. Mayo 2014 
lunes, mayo 12, 2014, 05:07 PM - Otros
CARTA A LOS NIÑOS que recibirán la PRIMERA COMUNION el sábado 17 de mayo a las 12 horas en la Parroquia de Ntra. Sra. del Remedio de Valencia. Año 2014

1. Silvia Boronat Suay
2. Luís Díez de Rivera Muñoz
3. Claudia Gómez Carrión
4. Esther Martínez Ibiza
5. Cristina Millet López
6. Daniel Ortí Arroyo
7. Lucía Ortí Arroyo
8. Alex Prima Rocabruna
9. Ricardo Prima Rocabruna
10. Jacobo Ramón Ruiz
11. Rocío del Pilar Saura Roselló


Queridos niños: Estamos muy contentos los sacerdotes y las catequistas de la parroquia, de haberos acompañado estos años en el catecismo.

Vuestros padres nos dijeron que querían que recibierais a Jesús en la comunión y nos pidieron que os ayudáramos a prepararos. Hemos procurado que le conocierais más y que os hicierais más amigos suyos. Vuestros padres, también os han ayudado mucho.

Han pasado dos cursos, os hemos contado muchas cosas y también nos hemos hecho amigos nosotros.

Lo más difícil ha sido comprender que Jesús nos quiere tanto que nos ha dado su vida en la cruz. La noticia de su resurrección nos dio mucha alegría; primero por Jesús, porque es Dios y no han podido con él sus enemigos; y también por nosotros y por todas las personas que hacen el bien a los demás. Dios siempre está con ellos y el bien siempre da muchos frutos.

Pero lo que hizo Jesús en la última cena, cuando quiso despedirse de todos los suyos, no nos lo podíamos imaginar. Nos dijo que se quedaría para siempre entre nosotros de una manera nueva, para que todos lo tuviéramos como muy nuestro y así poder seguir ayudándonos, en el sacramento del pan y del vino.

Él lo dijo: “Es mi cuerpo, es mi vida, soy yo”, para perdonarnos siempre y para que nunca nos falten fuerzas para hacer el bien y amar a todos. Así, cuando comulgamos, le sentimos muy nuestro, nos ayuda y nos recuerda que debemos procurar que no falte a ninguna persona ni el pan ni lo que necesite para tener una vida adecuada como hijo de Dios y hermano nuestro.

El sábado le recibiréis. Tenéis que ser más buenos porque le tendréis a él y os tenéis que parecer a él un poco más cada día.

En el momento de comulgar os sabrá a un pan un poco diferente, pero sabéis, que es él: “Os entrego mi persona, os entrego mi vida”. Nunca podíamos imaginar que nadie nos hiciera un regalo así. Jesús, para nosotros y solo porque nos ama.

Por eso vuestros padres os preparan una gran fiesta en la que participarán todas las personas que mas os quieren. Va a venir Jesús a vuestro corazón por primera vez. Luego, le podréis recibir muchas veces, el os ayudará a ser buenos, felices y a hacer el bien. No os separéis nunca de él; él nunca se separará de vosotros.

Después de comulgar, habladle de todas las personas que amáis y que os han amado; de todos los que os hacen el bien y de quienes sabéis que se lo pasan mal. Y le dais gracias por todo, por la vida, porque le conocéis, por todas las personas que os quieren y por todas las cosas que tenéis; pedid a Jesús que las sepáis utilizar, conservad y compartir.

Y a vuestros padres les quiero felicitar y decir que Jesús también desea entrar en vuestros hogares y en vuestras vidas.

Que vuestros hijos os recuerden que también a vosotros el Señor os mira y os ama. El día del Bautismo de vuestros hijos la Iglesia os confió que seáis “los primeros que de palabra y de obra deis testimonio de la fe”. Seguid ayudándoles a que nunca se apague en ellos esta luz.

Que el Señor os bendiga.

( 97 visualizaciones )
DOMINGO DE LA MARE DE DEU. 18-5-2014 
viernes, mayo 9, 2014, 10:49 AM - Otros
NTRA. SRA. DE LOS DESAMPARADOS
La Madre del Señor es también nuestra Madre; los cristianos le tenemos un cariño muy especial, y los valencianos, además, a este título tan nuestro de Mare de Deu y dels Desamparats. Celebramos su fiesta el sábado anterior al segundo domingo de mayo, Y, al día siguiente, llamado domingo de la Mare de Deu, celebramos la solemnidad externa, con muchas celebraciones: Misa de Descoberta, Misa d’infants, Traslado, Misa solemne en la Catedral y Procesión general. Todos tenemos la necesidad de

Con verdadero primor cuidamos su imagen y su capilla, acudimos a rezar ante ella con mucha frecuencia, le llevamos flores y le encendemos cirios; la hemos coronado canónicamente, para expresar de manera gráfica que es nuestra reina, recorre nuestras calles, le abrimos nuestras puertas y balcones, visita nuestros cementerios, le ofrecemos los niños. Le hacemos también todo tipo de ofrendas para los necesitados…María es todo para nosotros.

En el evangelio de Juan, Jesús desde la Cruz, como último regalo, nos la entregó como Madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. El Señor quiso que siguiera ejerciendo como Madre de todos nosotros, como ya hizo hizo con él; también nos está diciendo que, para ser de sus discípulos, debemos sentirnos hijos de la Madre. Luego dijo a Juan: “Hijo, ahí tienes a tu Madre, y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa”, como Madre propia. En Juan estábamos representados todos.

Hay que hacerle sitio a la Madre en nuestra vida, en nuestro tiempo, en nuestros intereses y prioridades. Que esté, que no moleste. Que sea un don y una gracia.

Benedicto XVI nos invitaba a formar parte de la escuela de María; a aprender de su capacidad de escucha, de su oración, de su silencio meditativo, de su atención amorosa, de su estilo en acompañar y servir sin atosigar…de su forma de amar. Nunca se buscó a sí misma. Acogerla es ser como ella. No hay nada que enorgullezca tanto a un hijo como el parecerse a su madre, sobre todo, si es una Madre como la Virgen María.

Al entrar María en nuestras vidas nace en nosotros el verdadero amor. Ella nos trae a Cristo, el fruto vendito de su vientre. Y Cristo nos enseña a amar.

María es Madre de los Desamparados. Ella nos estimula a que tengamos una sensibilidad especial para ver y responder a todas las formas de Dolor humano y a que nuestra caridad sea real, no una “farsa” como dice el apóstol Pablo. El egoísmo empequeñece, aísla, empobrece y destruye. Va contra la verdadera justicia. El verdadero amor nos hace sentirnos hijos y hermanos. Y e esto no es literatura piadosa. María nos necesita; espera seguir amando a los pobres y desamparados del mundo a través de nosotros, y… ¡son tantos! ¡Tiene tantos nombres la pobreza y el desamparo! María nos hace sentir, vivir y entregarnos de otra manera. En la devoción inicial a la Virgen de los Desamparados está la atención y cuidado hacia los enfermos disminuidos psíquicos, los demenciados, los locos. María nos pide no girar la mirada ni cerrar el corazón ante los hermanos que nos necesitan.

Como fruto de la devoción a María han surgido muchos frutos de verdadera caridad, muchas instituciones, acciones, compromisos personales. Frutos de amor real y eficaz.

Trasmitamos la devoción a la Virgen, el rezo en familia del rosario. Si los niños y jóvenes no la conocen, no podrán acudir a ella en momentos difíciles de su vida. No tendrán las motivaciones que ella nos da para dirigirnos al “hermano pobre y desamparado”.
Vivir desde la misericordia y respetar la dignidad de todo ser humano es el núcleo de la fe y la gran razón de nuestro obrar.

Que la Virgen ilumine a todos los que tienen responsabilidades en el campo de la vida pública para que con verdad sirvan, apoyen y defiendan a todo ser humano.


( 39 visualizaciones )

| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | Siguiente> >>