Blog del párroco
DOMINGO 4º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo B. 1-2-2015 
viernes, enero 30, 2015, 08:34 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 4º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo B. 1-2-2015.

1ª Lectura. Deuteronomio 18, 15-20. Suscitaré un profeta. Pondré mis palabras en su boca.

Salmo 94. Ojalá escuchéis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones.

2ª Lectura. 1ª a Corintios 7, 32-35. El célibe se preocupa de los asuntos del Señor.

Evangelio. Marcos 1, 21-28. Les enseñaba con autoridad.

Jesús comienza su actividad participando en la reunión que se realizaba en la sinagoga el sábado. Participa, como un judío piadoso más, y Marcos nos subraya la cualidad de su enseñanza y la autoridad de sus palabras.

Jesús no hablaba de memoria ni se entretenía en pequeñas e insustanciales discusiones, el hablaba con verdad, con convicción, con autoridad. Su palabra suscitaba interés, porque esperaban la salvación de Israel.

Pero, además hace milagros, tiene signos, no se queda solo en palabras. A la sinagoga acudían muchos pobres y enfermos de todo tipo; en este caso se habla de un hombre que tiene un espíritu inmundo.

Hoy es este espíritu quien presenta a Jesús, quien le revela: dice que ha venido a acabar con ellos y dice de él que es el Santo de Dios.

Marcos nos presenta a Jesús como el Salvador de la humanidad, de los pecados y de las inmundicias. Jesús es Dios presente que está ya actuando. Habla al espíritu con mucha fuerza:”Cállate y sal de él”. El espíritu violenta al enfermo antes de abandonarlo, viendo la lucha difícil entre el bien y el mal, aun contando con la ayuda del Señor. La gente queda admirada porque Jesús habla y actúa con autoridad, porque a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.

Así comienza Jesús su misión y así la ejerce. El mundo está necesitado de palabras de verdad, las de Dios, a quien normalmente no se escucha porque solo se está atento a uno mismo, a nuestros intereses y caprichos. Pero, sobre todo, estamos necesitados de acciones que nos liberen del mal que llevamos en nuestro interior, del pecado personal, de todo lo contrario a Jesús que llevamos dentro y que nos cambia, nos destruye y provoca tanto mal en los demás por nuestras malas acciones.

La Iglesia y cada cristiano tenemos la gran misión de evangelizar como Cristo, con obras y palabras. Cristo tiene mucha fuerza, es santo y en él está todo el bien y la verdad que el ser humano anhela y necesita. La Iglesia y los cristianos, como Cristo tenemos que ser santos y hacer acciones que ayuden a los hermanos a que se sientan liberados de tanto mal. El testimonio de cada cristiano y de la Iglesia son creíbles si miran más a Cristo crucificado, a su estilo de vida y a sus prioridades. Cristo es la única esperanza de los pecadores y de los pobres. Y obras, acciones. No podemos quedarnos en palabras y promesas sino comprometernos en acciones realmente liberadoras.

No podemos tener otra pasión, otro lenguaje, otro estilo, otros retos, otras prioridades, otros sueños…que los de Cristo acciones. Que él nos configure y actúe con nuestras obras.

( 85 visualizaciones )
DOMINGO 3º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo B. 25-1-2015 
domingo, enero 25, 2015, 08:44 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 3º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo B. 25-1-2015.

1ª Lectura. Jonás 3, 1-5.10. Levántate y ve a Nínive. Cuando se convirtieron, Dios tuvo piedad de su pueblo.

Salmo 24. Señor, instrúyeme en tus sendas.

2ª Lectura. 1ª Corintios 7, 29-31. Al pensar en el final de la propia vida y del mundo, todos lo que tenemos lo usamos de otra manera. Lo ideal es que nada nos distraiga del trato asiduo con el Señor.

Evangelio. Marcos 1, 14-20. Jesús decía: Convertíos y creed la buena noticia.

Jesús viene a realizar el proyecto de Dios: la construcción de un mundo más humano y más justo. Y cuenta con nosotros.

Su invitación es apremiante: convertíos, no podemos seguir de la misma manera. Nos llama a todos, pero debemos hacer nuestros los valores del Reino.

Colaborar con Jesús es una gracia, nos llama él.

Convertirse supone encontrarse previamente con Alguien que te llena la vida hasta el punto de quedarte con él. Entonces será posible cambiar lo malo que hay en nosotros y hacer su voluntad más que nuestros intereses personales.

Hemos oído muchas veces la invitación a la conversión: toda transformación real comienza por el cambio personal. Dios ha querido contar con nosotros.

La primera lectura nos habla de la conversión de los ninivitas, pueblo pagano y enemigo de Israel, por la predicación de Jonás. Dejaron sus malas obras y Dios tuvo misericordia con ellos. Dios siempre espera nuestro arrepentimiento y que colaboremos con él.

Nuestras posibilidades personales son pobres. Las urgencias que nos plantea el mundo son muchas y graves. Las dificultades aparecen insalvables. Creer en el evangelio supone creer y valorar todo esfuerzo humano y esperar en la acción de Dios.

El evangelio es la buena noticia de que hay salvación y liberación para los pobres y los sencillos. Esta buena noticia la vivimos cuando orientamos la vida hacia la construcción de un mundo más justo y fraterno.

El Señor cuenta con nosotros, con nuestra entrega y esfuerzo para que se vaya abriendo camino su Reino en nuestro mundo.

( 72 visualizaciones )
PALABRAS DE AGRADECIMIENTO, PRONUNCIADAS POR EL PARROCO EN LA DESPEDIDA DEL ENTIERRO-FUNERAL DEL RVDO. D. JOSÉ Mº VALLS ABAD,SACERDOTE ADSCRITO DURANTE SEIS AÑOS A LA PARROQUIA 
miércoles, enero 21, 2015, 08:28 AM - Otros

Sr. Arzobispo, Sr. Obispo emérito de Mondoñedo-El Ferrol, Sr. Vicario Episcopal, queridos hermanos:

En nombre de los hermanos de D. José Mª (y esta mañana hemos tenido también especialmente presente a Paco, sacerdote religioso marianista, que desde su misión en Cuba estará con nosotros), de sus sobrinos y de la Parroquia, les doy las gracias por su presencia y por su oración.

A Ud. Sr Arzobispo, por presidir esta eucaristía y por sus palabras de consuelo y de esperanza,

A los sacerdotes amigos de D. José Mª, a los sacerdotes hermanos Marianistas, a José Vicente, religioso capuchino capellán de la Casa de la Salud, a Miguel Cerdá…y a todos vosotros.

Pero en especial al Señor, por los seis años que hemos tenido a José Mª con nosotros.

A José Mª se le conocía si se estaba muy cerca

Sacerdote generoso, que se centraba en lo fundamental de la vida, de la vida cristiana y de la vida sacerdotal.

En él se notaban las hondas raíces cristianas vividas con sus padres y hermanos. Nos recordaba muchas cosas de ellos.

Celebraba la eucaristía con dignidad, dedicó mucho tiempo al ministerio de la penitencia, en su predicación llegaba insistentemente a la lo fundamental del mensaje evangélico, a la confianza en Dios misericordioso, brotando de aquí una espiritualidad de gratitud y correspondencia.

Pulcro y ordenado, tierno con los niños.
La larga enfermedad, vivida con discreción y silencio, le permitió mostrar con más facilidad su afectividad. Conmovía cuando veíamos su fragilidad y sus lágrimas.

Vino después de una intensa vida sacerdotal en San Lázaro (24 años), en Chile y en otras parroquias de Valencia.

Ahora ya forma parte de la hermandad sacerdotal que tenemos en el cielo (D.Pascual, D. Honorato, D.Feliciano…D.José Mª) y de la gran comunidad de intercesores, extraordinarios cristianos laicos configurados en nuestra parroquia.

Como decía S. Juan Pablo II, José Mª, rezaremos por ti, pero tú intercede por todos nosotros. Descansa en paz.

Muchas gracias a todos. Descanse en paz.


( 85 visualizaciones )
DOMINGO 2º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo B. 18-1-2015. Comienza el octavario por la unidad de los cristianos 
sábado, enero 17, 2015, 07:04 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 2º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo B. 18-1-2015. Comienza el octavario por la unidad de los cristianos.

1ª Lectura. 1º de Samuel 3, 3b-10.19. Habla, Señor, que tu siervo escucha.

Salmo 39. Aquí estoy, para hacer tu voluntad.

2ª Lectura. 1ª de Pablo a los Corintios, 6 13c-15ª. 17-20. Vuestros cuerpos son miembros de Cristo.

Evangelio. Juan, 1, 35-42. Vieron donde vivía y se quedaron con él.

Hoy la Palabra de Dios nos habla de la llamada.

En la primera lectura es a un niño, a Samuel, que sirve en el templo; el Señor le llama durante la noche, varias veces, porque no es fácil reconocer su voz. Fue necesaria la mediación del sacerdote Helí, y la respuesta fue de una apertura y disponibilidad total:”Habla, Señor, que tu siervo escucha”. Dios nos puede llamar a cualquier hora y en cualquier edad.

En la segunda lectura Pablo nos dice que nuestra respuesta al Señor debe ser desde la totalidad de lo que somos, alma y cuerpo. Somos una unidad, estamos consagrados, somos miembros de Cristo. No hay dimensiones de nuestra vida (el dinero, la sexualidad…que deban funcionar al margen de la fe que configura todo lo que somos).

En el evangelio, por la mediación de Juan Bautista, Jesús se cruza con Andrés y con otro discípulo, que puede ser Juan. Se sintieron atraídos por él, “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, como lo presentó Juan. “Maestro, donde vives. Venid y lo veréis”. Y se quedaron con él aquel día. Nunca olvidaron el encuentro, eran las cuatro de la tarde. Para seguir a Jesús hay que sentirse fascinados por su persona, y quedarse, hacer propia su vida, su manera de ser, su misión. Y si realmente te ha fascinado, tienes necesidad de llevar a otros a Jesús.

La llamada va dirigida a todos los cristianos. La vida es una vocación que exige conversión a la persona y al proyecto de vida que nos presenta. La vocación entraña misión. Siempre es difícil reconocer la llamada y vencer las objeciones que a veces ponemos desde el miedo, el respeto humano o la comodidad. Una vida no vivida como llamada del Señor, es una vida sin dirección, sin sentido. Dios nos llama porque nos ama, cuenta con nosotros. La llamada siempre supone una experiencia de vida. El que se siente llamado, “se hace, se transforma en Cristo”. A Simón el Señor la cambió el nombre, indicando que el seguimiento a Jesús le suponía una vida y una personalidad distinta.

Debemos agradecer al Señor el don de la llamada a ser cristianos y el don de las mediaciones que han existido en nuestra vida, desde nuestros padres, para escuchar, comprender y seguir a Jesucristo. La fe es un don que debemos acrecentar y trasmitir.

La cantidad de gente que vive alejada de Dios, que prescinde totalmente de él en todos los planteamientos de la vida; la sensibilidad social de falta de respeto a Dios, a la religión y a los creyentes; la situación de multiculturalidad y de convivencia con personas de otras religiones creada por la emigración, nos exige autenticidad personal en nuestra fe y en nuestras costumbres cristianas. Si nos hemos encontrado con Cristo, nos quedaremos con él y lo daremos a conocer. Si no es así, dejaremos de ser “sal de la tierra y luz del mundo”.

Debemos rezar por la unidad de los cristianos, como rezaba Jesús: “Que sean uno, para que el mundo crea”. El problema social creado por el fenómeno de la emigración es grande y muy difícil: aceptar y ayudar a las personas, respetarlas en sus diferencias, valorarlas en lo que son y en lo que aportan. Las palabras de Jesús están ahí: “fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis…”La mirada de Cristo” siempre es otra, y los cristianos debemos ver y actuar desde los ojos y las manos del Señor.

( 62 visualizaciones )
BAUTISMO DEL SEÑOR. Ciclo B. 11-1-2015 
sábado, enero 10, 2015, 01:20 AM - Comentarios a las Lecturas
BAUTISMO DEL SEÑOR. Ciclo B. 11 de enero 2015.

1ª Lectura. Isaías 55, 1-11. Acudid a por agua, escuchadme y viviréis.

2ª Lectura. 1 Juan 5, 1-9. El Espíritu, el agua y la sangre
Evangelio. Marcos 1, 7-11.

Terminamos el ciclo de Navidad y comenzamos el tiempo de la misión del Señor. A la liturgia no le preocupa la continuidad de la historia, sino celebrar el misterio que entraña la persona de Jesús y el cumplimiento de su misión. La humildad y la cercanía de Dios en Belén, la seguimos encontrando en Jesús que es bautizado por Juan en el Jordán.

Hoy Jesús adulto es presentado por el Padre:”Tu eres mi Hijo amado, mi predilecto”. Jesús contempló cómo se rasgaba el cielo y el Espíritu se posaba y permanecía en él, entrando así en la historia de los hombres. Él es el Mesías, el salvador de los hombres.

En la historia ha habido muchos mesianismos, que han creído que tenían la salvación que el hombre necesitaba; algunos han llegado a imponer sus ideologías por la violencia y por la fuerza. El único que nos puede salvar es el Señor y su estilo es el que vimos en Belén, el que contemplamos en Jesús al colocarse en la cola de los pecadores para ser bautizado y el que contemplaremos en la Cruz.
El Mesías es humilde, sirve, carga con el pecado de los hombres, injustamente es condenado y ejecutado.

El bautismo del Señor nos recuerda nuestro propio bautismo. Fuimos incorporados a Cristo, a su vida, a su muerte y a su resurrección. Nos exige la conversión personal y la entrega a la causa de nuestros hermanos los hombres, con el mismo estilo discreto, sufriente, comprometido… que tuvo Cristo.

La Iglesia y los cristianos siempre tendremos la tentación de vivir nuestra misión de otras formas. Jesús, antes de ser bautizado, procedía del desierto donde fue tentado; y en sus tentaciones, vemos algunas de las nuestras. Es muy difícil creer en la fuerza de la humildad, en la eficacia de la verdad, en el impulso trasformador del verdadero amor. Es difícil no buscar el éxito fácil ni el reconocimiento de los demás que tantas satisfacciones produce.

El Mesías no tiene donde reclinar su cabeza, su opción preferencial son los que sufren y su camino el de la negación de sí mismo y el de la cruz.

Ha disminuido considerablemente el número de los bautizados. Ha disminuido el número de nacimientos y ya no se bautiza por costumbre, en general. Tenemos que ayudar a los padres a que vivan le petición del bautismo de sus hijos como una opción de ser y de misión de cristianos. Y acompañarles y ayudarles en su proceso de formación y educación. Será fundamental la estabilidad de sus matrimonios y la vida y costumbres cristianas que ellos lleven. Es tarea de todos el que los niños descubran a Cristo y quieran vivir siempre unidos a su persona y a su misión.
Ser bautizado es ser ungido, mesías, ser y vivir como Cristo. El bautismo nos hace hijos adoptivos de Dios y debemos vivir en consecuencia.

( 79 visualizaciones )

<< <Anterior | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | Siguiente> >>