Blog del párroco
SAN VICENTE FERRER, patrón principal de la Comunidad Valenciana.. 8-4-2013. 
domingo, abril 7, 2013, 04:32 PM - Otros
SAN VICENTE FERRER, Patrón principal de la Comunidad Valenciana.
8-4-2013. Día de precepto. Horario de misas: 11, 12, 13, 20 y 21 horas.

Nació en Valencia el 23 de enero de 1350, en la calle del Mar, y fue bautizado en la parroquia de S. Esteban protomártir. Murió en Vannes (Francia) el 5 de abril de 1419.

Sus padres fueron Guillermo, notario, y Constanza, quienes formaron una familia muy cristiana. San Vicente fue educado en la generosidad y en la caridad acrecentada por las limosnas que daba; también en la austeridad y mortificación, especialmente los viernes, en recuerdo de la pasión del Señor y los sábados, en memoria de la Virgen.

A los 20 años ingresó en la Orden de Santo Domingo y muy pronto destacó por su inteligencia y piedad. Durante el diaconado ya impartió clases en Barcelona y a los 29 años, en Valencia, fue prior del actual Convento de Santo Domingo. Renunció, porque estaba la comunidad dividida, como lo estaba la Iglesia, por el Cisma de Occidente. En un primer momento estuvo de parte del Papa Luna, pero lo dejó, porque estaba mucho más interesado por la unidad de la Iglesia. Llegó a encontrarse en Roma con Santa Catalina de Siena.

Fue un misionero incansable y muy convincente por Europa: Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, Italia, Inglaterra…sobre todo, en España y en Valencia. Dicen que convirtió a muchos judíos y árabes. Antes de predicar hacía un rato de oración y predicaba en valenciano y todos le comprendían. Con él iba mucha gente, en su mayoría conversos. En su predicación, enérgica y clara, animaba a tener buenas costumbres, predicaba la gravedad del pecado, el temor y el respeto a Dios, la confesión sacramental, la santificación de las fiestas, el buscar y procurar siempre la gloria de Dios. Dios le concedió muchos carismas y dones. Hizo muchos milagros en vida, socorriendo situaciones de necesidad de gente humilde y defendiendo siempre la verdad y la justicia.

Intervino en el Compromiso de Caspe y fueron muy apreciados sus consejos por su sabiduría, sensatez y prudencia.

Escribió un “Tratado de vida espiritual”. Fue un trabajador y un predicador incansable. Renunció a honores y dignidades. Taumaturgo en vida y después de muerto, consejero, hombre de gobierno, religioso humilde y austero, profesor, escritor, pastor, constructor de la paz.

En los pueblos de Valencia y en la ciudad hay muchos lugares que recuerdan su paso y su predicación. Su milagro vivo y permanente es el Real Colegio de niños huérfanos que, por la protección del Santo, todavía sigue acogiendo y formando a niños y niñas huérfanos que lo solicitan.

Vivió 69 fecundísimos años. Fue canonizado a los 36 años de su muerte, el 29 de junio de 1455, por el Papa valenciano Calixto III.

Es patrón de muchos pueblos de Valencia y se le celebran muchas fiestas, especialmente los niños. Tiene una gran tradición en la ciudad, la representación de los milagros del Santo por los niños, en los populares altares de San Vicente.


( 146 visualizaciones )
DOMINGO 2º DE PASCUA. De la misericordia. Ciclo C (7-4-2013) 
sábado, abril 6, 2013, 09:49 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 2º DE PASCUA. DE LA MISERICORDIA .Ciclo C. (7-4-2013)

1ª Lectura. Hechos de los Apóstoles 5, 12-16. Crecía el número de los creyentes.

Salmo 117. Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

2ª Lectura. Apocalipsis 1, 9ss. Estaba muerto y ya ves, vivo por los siglos de los siglos.

Evangelio. Juan 220 19-31. A los ocho días se les apareció Jesús.

Todos los años, el domingo de la octava de pascua, proclamamos este fragmento del evangelio de Juan que nos narra dos apariciones del Señor Resucitado entre las que media una semana de tiempo. La primera, el primer domingo, el día de la Resurrección; y la segunda, a los ocho días con Tomás, quien no estuvo en la primera aparición a la comunidad. El Señor, a la comunidad reunida, les da su paz y su Espíritu que les hace capaces de perdonar pecados en nombre de Dios; muestra las cicatrices de la pasión, sus señas de identidad, y les envía a evangelizar. A los ocho días, se dirige a Tomás, quien no creyó el testimonio de la comunidad y quien manifestó su necesidad de tener experiencia de Cristo para creer, de ver y de tocar. “Tomás mira y mete tu dedo…mete tu mano…y no seas incrédulo sino creyente”.

La experiencia de Cristo resucitado se vive, se anuncia, se expresa cada domingo cuando nos reunimos para celebrar la eucaristía. Para esto nos reunimos en la Eucaristía cada domingo. Cristo nos da su paz y su Espíritu, y nos convierte en personas y comunidades nuevas, con la misión, que se convierte en necesidad, de evangelizar. Quien le ha “visto”, quien se ha sentido alguien nuevo por él, tiene necesidad de compartirlo. “Este es el día en que actuó el Señor”

Los apóstoles tenían miedo y se llenaron de valor. La segunda lectura nos dice que muchos que les veían se sentían atraídos por la integridad de sus vidas, por el amor que se tenían entre ellos y que les llevaban los enfermos para que los apóstoles los bendijeran. Estaban llenos de la paz y del amor de Jesucristo. Las comunidades crecían, necesitaban abrirse, salir de si mismas y llegar y acoger a otros.

En la segunda lectura nos narra Juan que la visión de Cristo, principio y fin, vencedor de la muerte, le libró de todo temor. Necesitamos contemplar a Cristo, cuidar la amista personal con él ,que nos da fuerza y libertad y aviva la fe verdadera, libera de prejuicios, de miedos que paralizan, y nos hace sentirnos hombres nuevos.

Tomás pasó sus dudas, como muchas veces nos ocurre a nosotros. A veces crees que todo sucederá como te imaginas y te sientes defraudado si no ocurre así. O surgen dificultades injustas e imprevistas y las vivimos en soledad, y nos obsesionan y encierran en nosotros mismos. Tomás volvió a tener experiencia del Cristo entregado, al contemplar las huellas de la pasión y en la comunidad, y su reacción fue, desde la humildad, la del verdadero creyente: ¡Señor mío y Dios mío!

Necesitamos a la comunidad para vivir en la fe. El testimonio y los sufrimientos de los otros, pequeños y grandes, sus luchas y trabajos, la eucaristía compartida. La parroquia abierta y acogedora es icono del corazón de Cristo, donde nace y se vive el amor, donde todos caben, donde nos encontramos con el Señor resucitado que nos vivifica. No es un grupo de afines que va a la suya, aunque este las practicas sean buenas. Es una familia que ayuda, acompaña y espera y que su vida es el mismo Cristo Resucitado.

“Ya que hemos resucitado con Cristo, busquemos los bienes de arriba, donde está Cristo”. “Somos ciudadanos del cielo”. “Si perseveramos, reinaremos con él”. Para nosotros la vida es ser como Cristo.

( 96 visualizaciones )
PASCUA DE RESURRECCIÓN.Ciclo C (30-31 de marzo de 2013) 
sábado, marzo 30, 2013, 05:15 PM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO DE PASCUA. Ciclo C (31-3-2013)

1ª Lectura. Hechos de los Apóstoles 10, 14ª.37-43. Nosotros hemos comido y bebido con él después de su resurrección.

Salmo 117. Este es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo.

2ª Lectura. Colosenses 3, 1-4. Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo.

Evangelio de la Vigilia Pascual. Lucas 24, 1-12. ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive?

Evangelio del Domingo de Pascua. Juan 20, 1-9. Él había de resucitar de entre los muertos.

Queridos hermanos: El Señor, el crucificado, el traicionado, el torturado, el abandonado, el injustamente tratado, el difamado…ha resucitado. “Mirad el sitio donde lo pusieron”. “No busquéis entre los muertos al que vive”.

Esta es la obra más grande que ha realizado Dios Padre, más que la creación, más que todas las grandes acciones liberadoras de la historia. Esta es la gran noticia que proclamamos esta noche.
Su resurrección nos confirma que es el Señor, que su vida y su enseñanza es la verdad; en su resurrección hemos vencido a la muerte, la suya y la nuestra, y por ella sabemos que hay justicia para todas las personas inocentes que sufren y son maltratadas y humilladas.

¡Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo! Dios actúa para “levantar a Jesucristo de la muerte” y para ser esperanza y salvación para los pobres. Los sentimientos de la pascua son la alegría y el gozo.

Y ahora nosotros somos testigos. En el año de la fe la Iglesia nos apremia para que nuestra fe sea muy viva y nuestro testimonio sea eficaz. Solamente puede ser testigo el que “ha visto”, el que “ha experimentado”. Entonces nace la necesidad de trasmitirlo. Si no se tiene experiencia de él, la fe solo es teoría y costumbre, no se contagia, solo se cuenta.

Experiencia de él tenemos si le hemos visto, le hemos abrazado, le hemos tocado; si nos sentimos personas nuevas por habernos encontrado con Él, como María Magdalena a quien cambió la vida, llenos de valor y de confianza en la fuerza de su amor; si hemos comido y bebido con Él y nos ha ardido el corazón, llenando de sentido momentos de oscuridad; si le hemos acompañado y le hemos reconocido en los necesitados por las llagas del sufrimiento y de la pasión; Juan, el discípulo amado, fue testigo porque se sintió “discípulo y amado”; le siguió, queriendo configurar su vida a la suya y entregándose a su misión y acogió a su Madre como a su propia madre; experimentó en su vida el amor de Jesús, se supo muy amado y eso le hizo feliz, le dio valor y lo comprometió por entero. Pedro vivió en lo más hondo de sí mismo la mirada de Jesús, se sintió tan aceptado a pesar de su miseria, tan amado y tan perdonado…que tuvo fuerzas para entregarse y dar la vida.

Los frutos de la pascua son la paz, el gozo y el espíritu.El espíritu de Jesús es el Amor. El cristiano es feliz porque se sabe amado, porque se apoya en alguien que es más fuerte que el mal y la muerte.

En la Vigilia Pascual renovamos nuestro bautismo. Signados por la Cruz, signo de salvación. Resurgimos con Cristo a una vida nueva, la suya en nosotros. Nuestra misión es ser presencia y testigos de la vida nueva que es Jesucristo.


( 95 visualizaciones )
VIERNES SANTO (29-3-2013) 
miércoles, marzo 27, 2013, 11:19 PM - Comentarios a las Lecturas
VIERNES SANTO. CELEBRACION DE LA PASIÓN DEL SEÑOR. (29-3-2013).

Hoy celebramos la pasión gloriosa y la muerte victoriosa de Cristo.

Hoy centramos nuestra mirada en la Cruz del Señor, que de instrumento de tortura ha pasado a signo de redención.
Hoy quedamos sobrecogidos ante el amor del Padre que entrega a su Hijo.

Hoy nos llena de esperanza saber que la muerte física y todas las formas de muerte han sido definitivamente vencidas, por el amor del Padre, por la entrega y el sacrificio fiel del Hijo, quien “por nosotros los hombres y por nuestra salvación” se rebajó de su rango y muere en la cruz.

Hoy en la cruz de Cristo queda crucificado todo el mal y todo el horror del mundo.
Hoy la Cruz del Señor se convierte en el árbol de la vida porque Cristo es el fruto que nos trae el perdón, que nos eleva a la dignidad de hijos de Dios, que nos regala la vida eterna, que nos permite vivir con esperanza.

“¡Mirad el árbol de la Cruz donde estuvo clavada la salvación del mundo!”. Miremos nuestras propias cruces y agarrémoslas con firmeza, porque sabemos a quién seguimos, dónde nos conduce y quien nos ayuda. Apoyemos nuestras cruces donde menos nos duela, pero con la determinación de llegar con ellas hasta el final. Veamos las cruces de nuestros hermanos y seamos cirineos discretos, perseverantes y generosos ayudándoles.

1ª Lectura. Isaías 52, 13 -53, 12.El fue traspasado por nuestras rebeliones.

Salmo 30. Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.

Hebreos 4, 14-16 -5, 7-9. Experimentó la obediencia, y se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen.

Evangelio. Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan 18,1-19,42.

En el relato de la pasión según San Juan contemplamos al “Ecce Homo” y al “Rey de los judíos”. En Jesús vemos qué es ser hombre de verdad y en él encontramos al Señor a quien queremos seguir. El ser humano llega a toda su grandeza en Cristo: su libertad, su generosidad, su valor, su verdad. Puede no quedar en él apariencia humana, pero nada puede alterar su dignidad y grandeza. En su cruz están presentes todos los sufrimientos e injusticias que puede sufrir cualquier ser humano. Cristo está junto a cada persona que sufre.

En Él contemplamos al Amigo que da la vida por sus amigos, al Cordero sacrificado, al Rey y Señor, al hijo pendiente de su Madre, al Manantial del Espíritu, al nuevo Templo desde el que podemos llegar al Padre.

Su grito recoge todas las preguntas que las personas nos hacemos sobre lo incomprensible del dolor y el sufrimiento. Su confianza en el Padre es firmeza para nuestra propia esperanza.

¡Te adoramos Cristo y te bendecimos, porque con tu santa Cruz redimiste al mundo!


( 124 visualizaciones )
TRIDUO PASCUAL Y MISA DE LA ULTIMA CENA DEL SEÑOR DE JUEVES SANTO (28-3-2013) 
miércoles, marzo 27, 2013, 08:37 AM - Comentarios a las Lecturas
SANTO TRIDUO PASCUAL

El triduo pascual celebra la muerte, sepultura y resurrección del Señor.

Comienza con la misa vespertina de Jueves Santo en la que el Señor, al instituir la Eucaristía, nos deja el memorial de su vida: su entrega hasta la muerte por amor. El está realmente en su cuerpo entregado y en su sangre derramada y nos proclama que el amor es el único mandamiento en el que se resumen todos.

El Viernes Santo está centrado en la gloriosa pasión de Cristo. El símbolo es la Cruz, expresión de amor, de obediencia al Padre, signo de reconciliación, camino de encuentro.

El Sábado Santo es el día del silencio y de la espera.

La Vigilia Pascual es la gran celebración del año. La Pascua es el paso de la tiniebla a la luz, del caos al orden de la creación, de la esclavitud a la libertad, del desierto a la propia tierra, del hombre viejo al hombre nuevo redimido, de la muerte a la vida. Es la noche de la renovación del bautismo, sacramento que nos hace hijos de Dios y nos incorpora a Jesucristo, sacramento de nueva creación. ¡Cristo ha resucitado, su vida y su mensaje es verdad y nosotros somos testigos!



JUEVES SANTO. MISA VESPERTINA DE LA CENA DEL SEÑOR. Ciclo C. (28-3-2013)

1ª Lectura. Éxodo 12, 1-8,11-14. Prescripciones sobre la cena pascual.

Salmo 115. El cáliz que bendecimos es la comunión de la sangre de Cristo.

2ª Lectura. 1ª Corintios 11, 23-26. Cada vez que coméis del pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor.

Evangelio. Juan 13, 1-15. Los amó hasta el extremo.

Esta tarde estamos con Jesús en el Cenáculo. El ha querido celebrar la cena pascual con sus discípulos, la última, de su tiempo en el mundo.

El quiere aprovechar esta cena para decirnos cuál es la esclavitud que realmente destruye al ser humano, la que produce el pecado, y que El es el definitivo Moisés que nos sacará de ella y nos conducirá hacia la nueva tierra de promisión. Él nos dice que el único Cordero que puede sacrificarse para redimir tanto pecado es él mismo, con su vida obediente y entregada. El se nos ofrece como el pan que nos alimenta en el desierto de la vida, prenda de la vida futura, y nos recuerda que todo lo recibimos de Dios, y que es para compartirlo, no para atesorarlo.

Él nos sorprende con el lavatorio de los pies, que no es cosa de maestros, sino de esclavos; y nos dice que la actitud del discípulo es la del servicio y no otra.

El hace el milagro de transformarse en pan de fraternidad y en vino de fiesta y alegría, para que nosotros, al recibirlo, nos transformemos en El. Dejemos de ser el centro y de ir a la nuestra, para que Cristo sea el centro y vivamos dando prioridad al hermano. El se ha quedado permanentemente en el sagrario, como medicina de enfermos, prenda del cielo, pecho donde en cualquier momento podemos reclinar la cabeza y descansar, sintiéndonos fortalecidos.

Él, en esta “memorable cena”, nos ha dejado el mandamiento del amor, desde el que se entiende su vida y todos los demás mandamientos. El amor, como Él nos ha amado, atributo de Dios, que eleva y trasforma nuestra vida.

Nosotros en cada eucaristía, memorial de aquella cena, que la actualiza en el hoy que vivimos hace y nos dice todo esto.

No sé cómo podemos recuperar el espíritu y el sentido de la eucaristía. Luchar contra las propias esclavitudes; descubrir la alegría de vivir en fraternidad, priorizando a los pobres y necesitados y distinguirlos por nuestra solicitud y servicio. Liberarnos de la rutina, de la incomunicación, del desánimo que nos hunde en la desesperanza. No hay eucaristía sin caridad y amor. Sentirnos interpelados por la Palabra e invitados, acogidos y alimentados por el mismo Cristo.

La Ultima Cena fue noche de despedida y de presencia eterna, banquete de alianza fiel y definitiva que podemos sellar nosotros cada vez, y que compromete a Dios, porque él lo ha querido: “Haced esto en memoria mía”.

Cuidemos la celebración de la eucaristía, su mayor solemnidad es su verdad y coherencia. El Concilio Vaticano II la presentó como fuente y cima de toda evangelización. Es el amor “hasta el extremo”, es el mayor compromiso de amor.

Jueves Santo. Nos amó hasta el extremo. Dejémonos amar sin resistencias y amemos por Él y como Él.


( 188 visualizaciones )

<< <Anterior | 32 | 33 | 34 | 35 | 36 | 37 | 38 | 39 | 40 | 41 | Siguiente> >>