Blog del párroco
CELEBRACION COMUNITARIA DE LA UNCION DE ENFERMOS (10-mayo-2012) 
miércoles, mayo 9, 2012, 05:30 PM - Otros
CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA UNCION DE ENFERMOS (10 -5- 2012)

En el evangelio vemos que Jesús dedicó su tiempo a las personas más necesitadas, especialmente a los enfermos. El signo de que comenzaba el tiempo nuevo era “…los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios…” El vino a salvar a todo el hombre, alma y cuerpo, y a todo hombre.

La comunidad cristiana continuó con este servicio del Señor: “curad a los enfermos y decidles: está cerca el reino de Dios” (Mc 10,9) y ellos “ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban” (Mc 6, 12ss).

La Iglesia siempre se ha apoyado en el texto de la carta del apóstol Santiago 5, 13-15, para ver un testimonio de cómo la primera comunidad celebraba el sacramento de la Unción: “está enfermo alguno de vosotros, llame a los presbíteros de la Iglesia, recen sobre él, lo unjan con aceite invocando al Señor, y la oración de fe salvará al enfermo y si ha cometido pecados los perdonará”. Los cristianos siempre hemos tenido en gran estima este sacramento y hemos procurado que todos los cristianos lo recibiéramos antes de morir, porque es un sacramento que nos da la gracia de Dios para afrontar el sufrimiento y la enfermedad; aviva la esperanza y la confianza en el Señor; nos da el perdón de los pecados; nos une a Cristo que sufre y se ofrece por la salvación de todos, y nos acompaña con la oración de intercesión de toda la Iglesia.

Antes del concilio Vaticano II se administraba en situación de extrema gravedad (Extrema-unción). El Concilio dijo que podía llamarse “ y aún mejor, Unción de Enfermos,” y que no es un sacramento solo para aquellos que están a punto de morir; que es tiempo oportuno para recibirlo “ cuando el fiel está en peligro de muerte por enfermedad o vejez” (SC 73). La nueva forma de celebrar este sacramento, con motivo de la doctrina conciliar, desde el año 1974, permitió que se celebrara también comunitariamente.

La unción es un sacramento para los cristianos enfermos que nos ayuda a encontrarnos con Cristo médico y pastor, que nos alivia y nos cura. “Con la sagrada Unción de los enfermos y la oración de los sacerdotes, toda la Iglesia encomienda los enfermos al Señor paciente y glorioso, para que los alivie y los salve e incluso les exhorta a que, a que asociándose voluntariamente a la pasión y muerte de Cristo, contribuyan al bien del pueblo de Dios” (LG 11).

El sacerdote, ministro de este sacramento, cuando unge al enfermo en la frente y en las manos dice: “Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo. Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad”. En la oración sobre todos los ungidos, se explicita a qué alcanza la “gracia del Espíritu Santo”: Te rogamos, Redentor nuestro que “cures…sanes…perdones…ahuyentes…devuelvas la salud espiritual y corporal” (Ritual 144).

No hay que privar a los cristianos ancianos y enfermos de la vida sacramental ni separarlos de la vida de la comunidad cristiana. Por la pérdida del sentido religioso, por falta de formación, por comodidad, por mal entendidos respetos humanos, por… cualquier excusa que no es razón, se priva a muchos enfermos, ancianos o impedidos de los medios de santificación que el Señor ha dispuesto y de los que nos encontramos más necesitados en momentos de enfermedad o debilidad física. Los sacramentos son “de vivos” y se reciben “desde la fe”. Hay que desechar la idea de “que no se den cuenta para que no se impresionen” que condiciona tantas veces a la hora de llamar al sacerdote y que hace que se le llame cuando ya ha muerto. Lo ideal es que el anciano o enfermo no haya perdido la relación habitual con sus sacerdotes y comunidad parroquial, para que vivan este momento con lucidez, desde la fe, como un don y un tiempo de gracia. La familia es responsable de esta negligencia cuando se aísla al anciano o enfermo y se le priva de estos bienes espirituales que si él hubiera estado en condiciones, hubiera recibido.

La celebración comunitaria de este sacramento en tiempo pascual es una manifestación más de la presencia y cercanía del Señor Resucitado que, en medio de nosotros, nos da su paz y salvación.



( 124 visualizaciones )
QUINTO DOMINGO DE PASCUA (6 de mayo) 
sábado, mayo 5, 2012, 03:31 PM - Comentarios a las Lecturas
QUINTO DOMINGO DE PASCUA (6 de mayo)

1ª Lectura. Hechos de los Apóstoles 9, 26-31. Saulo predicaba con valentía el nombre del Señor.

Salmo 21. El Señor es mi alabanza en la gran asamblea.

Juan 3, 18-24. Es te mi mandamiento: que creamos y nos amemos.

Evangelio 15, 1-8. El que permanece en mí y yo en el ese da fruto abundante.

Hoy el evangelio nos habla de una preciosa alegoría: la vid y los sarmientos. La imagen de la vid, de la viña, ya fue utilizada en el Antiguo Testamento por los profetas para hablar de la relación de Dios con su pueblo: Israel era la viña plantada y cuidada con mucho amor por Dios y que no dio buenos frutos, sino agrazones.

El evangelio hoy nos presenta a Jesús como la verdadera vid y nosotros somos los sarmientos. Hoy la palabra nos insiste en “permanecer unidos” a Jesús para “dar fruto”.

Pero ¿qué significa “permanecer unidos”? Los sarmientos “están vivos” si reciben la “savia” de la cepa; si la savia no llega, se secan, están muertos, hay que cortarlos. Estamos unidos si Cristo vive en nosotros, el apóstol decía:”para mí la vida es Cristo”. Esto cada uno lo entenderá desde su experiencia personal de fe. Algunos creerán que es suficiente tener comportamientos afines al evangelio. Es más que eso, se trata de tener una experiencia mística de comunión con el Señor. El es nuestra fuerza, nuestro sentido, nuestro amor (su amor nos sostiene y por su amor vivimos). El es la savia, sin él en nuestro interior no hay vida. El cristiano “vive en Cristo”, y esto, de manera permanente. “Permanecer unidos” es una experiencia profunda de comunión con el Señor, de forma que es él quien va mostrándose en nosotros. Esta profunda comunión con el Señor la realiza en nosotros la oración y los sacramentos, momentos de intimidad, de transformación, de presencia real. Y como consecuencia vienen los frutos, que siempre expresan la verdadera naturaleza del corazón.

Los frutos son las obras de un buen hijo, de un buen hermano, de un serio profesional, de un auténtico amigo, de un ser solidario y comprometido con la sociedad…Son los frutos del amor de Dios, coherentes y acordes con la entrega de Cristo, con la dignidad de todo ser humano. Dejar que Cristo se apodere de nuestra vida. Frutos de verdadero amor. Pablo también decía “ninguno de nosotros vive para sí mismo y ninguno muere para sí mismo, si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos, morimos para el Señor, en la vida y en la muerte somos del Señor”. Son frutos de Cristo. Es la experiencia de vida del creyente que vive la realidad de la pascua.

El evangelio nos habla del vacío y de la pobreza de una vida sin Cristo. Sin la savia que viene del tronco principal no son posibles los frutos de vida. Cristo nos da fuerza, generosidad, ánimo, luz…porque él es la vida.

( 107 visualizaciones )
A LOS NIÑOS DE LA PARROQUIA DE NTRA. SRA.DEL REMEDIO EN SU PRIMERA COMUNIÓN (19 de mayo 2012) 
martes, mayo 1, 2012, 11:52 PM - Otros
CARTA A LOS NIÑOS y NIÑAS DE PRIMERA COMUNIÓN DE LA PARROQUIA DE NTRA. SRA. DEL REMEDIO DE VALENCIA. 19 de mayo de 2012.

A Carlota y a Victoria Azcárraga González, a Laura Campos Torrella, a Rita y a Salvador Martínez Almenar, a Borja Martínez Azcárraga, a Lucía Muñoz Cebriá y a Paloma Pavía Pérez.

Queridos niños y niñas:

Estos cursos, en vuestras familias, en la catequesis y en la escuela habéis aprendido muchas cosas de Jesús. También habéis aprendido a hablar con él, cuando rezáis, y de manera especial, cuando estáis junto a él en el sagrario. Al entrar en la Iglesia, todas las semanas vamos contentos a saludarle; la luz encendida nos recuerda que está él ahí y nos espera muy contento. Al principio pensábamos que solo nos podía oír, y gritábamos bastante; luego nos enteramos de que también nos quería decir cosas, pero que teníamos que saber hacer silencio en el corazón para escucharle.

Ahora vamos a dar un paso más, le vamos a recibir en nuestro corazón y él nos va a recibir a nosotros. No es como cuando un amigo se queda en nuestra casa un fin de semana; porque si está con nosotros no está con su familia ni con otros amigos. Jesús, como es Dios, inventó una forma especial, quedarse en la Eucaristía, para que le podamos recibir muchos al mismo tiempo y así nos sintamos fuertes para hacer el bien y muy unidos, como hermanos, ya que estamos alimentados por el mismo Jesús, por el mismo pan.

Hasta la forma de quedarse fue muy pensada y original: en una forma de pan, que se hace muy pronto y que es barato y pueden tenerlo hasta los más pobres. Este pan es Jesús cuando en su nombre y memoria, el sacerdote y la comunidad hacemos y decimos, en nombre de la Iglesia, lo mismo que él en la última cena, porque él nos lo mandó:”haced esto en memoria mía”.

Comulgamos porque le queremos mucho y necesitamos tenerle muy cerca. Comulgamos porque nos hace más fuertes para amar, trabajar, hacer el bien. Comulgamos para que el pan llegue a todos y poder estar más unidos a todos, aunque a veces necesitemos perdonar y sentirnos perdonados. Jesús nos urgió a vivir en comunión. Comulgamos porque el Señor nos hace sentirnos felices y tener paz “Gustad y ved qué bueno es el Señor”.

El día de la primera comunión se da un paso importante en nuestra relación de amistad con el Señor que puede ir a mas, y que, por parte de Dios, quiere que sea para siempre. A los amigos hay que dedicarles vida: estar cerca, escucharles, respetarles, ayudarles…y siempre te corresponden con mucho más, porque ellos siempre están cerca de ti.

Queridos niños, yo no sé que hubiera sido de mí si no le hubiera tenido cerca de mí siempre. Hasta mis padres llegó un momento que se les acabó el tiempo en este mundo y se fueron al cielo; pero con Jesús he contado siempre. Sin él no sé si hubiera podido salir de la tristeza. Nadie me ha ayudado a ser bueno y a hacer el bien como él. Ni a ver la bondad en los demás.

Le vais a recibid, estad atentos y contentos. El es el gran regalo que os hace el Padre por manos de la Iglesia. Aprovechaos y pedid por las personas a las que amáis y que os aman; no os entretengáis con cosas, tenéis muchas y ya vendrán los regalos y los Reyes Magos.
Que se note que sois sus amigos, siendo mejores, y no le perdáis, aunque él o seguiría buscando.

Todos estaremos contentos con vosotros y con vuestros padres ese día; os acompañarán todas las personas que mas os quieren, para estar con vosotros y con Jesús en este día tan especial. Dad gracias por todo lo que recibís y corresponded siendo cada día mejores.
Feliz día y siempre.




( 139 visualizaciones )
MES DE MAYO, MES DE MARIA (mayo 2012) 
martes, mayo 1, 2012, 11:51 AM - Otros
MES DE MAYO, MES DE MARÍA.

Cuando éramos pequeños y asistíamos a la escuela pública, el mes de mayo teníamos en un lugar especial una imagen de la Virgen Inmaculada. Le rezábamos todos los días, cantábamos y nunca faltaban flores frescas de las que cultivábamos en nuestras casas. Eran unos preciosos otros tiempos.

Así nació y se favoreció en nosotros la devoción a la Virgen. Nos acostumbramos a rezar las tres avemarías antes de dormirnos y era como despedirnos y darle el último beso a la Virgen. No se nos olvidaba porque teníamos alguna estampa en la habitación que nos la hacía presente, además del recordatorio que normalmente nos hacía nuestra madre. Rezar a la Virgen se convirtió en un hábito que formaba parte de nosotros.

También dibujábamos mucho en la escuela. Los sábados, la escena del evangelio del domingo y durante este mes, dibujábamos escenas de la Virgen que conocíamos por el evangelio: la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento, la huida a Egipto, la Sagrada Familia, el Niño encontrado en el templo, Caná, la Crucifixión, María en Pentecostés…lo sabíamos todo, nos gustaba y nos emocionaba.

Aprendíamos muchas oraciones: el Ave María, la salve, el bendita sea tu pureza, el acordaos, bajo tu amparo…Así se fue configurando en nosotros un cariño a la Virgen cálido, cercano, vivo.
Pero no se quedó solo en devoción. ¡Sabíamos tantas cosas de Ella! El ángel la sorprendió estando en oración, por eso no se asustó mucho; con serenidad preguntó, se cercioró y aceptó. Siempre nos admiró el que la noticia del Nacimiento del Niño la afrontara en silencio y soledad; tenía la seguridad de que Dios, porque era cosa suya, iría despejando el camino. Con mucha humildad se fue a ayudar a Isabel, quien tenía muy cerca el tiempo del parto; y luego volvió, y se dejó llevar por José… y Belén. Lo llevaría todo preparado, pero también confió, porque parece que iba sola con José, quien no sabría mucho de partos. Y Egipto… y luego Nazaret… y el Niño crecía y ya no era tan Niño…y ella siempre allí. María nos enseña a estar cerca sin atosigar y nos demuestra, con su ejemplo que todo no se soluciona con palabras. Pero lo que es muy importante es estar cerca, dispuesto a lo que sea y con mucha confianza.

Fue una gran creyente y orante. Creó con José una buena familia, hizo bien su papel de Madre, apoyó a Jesús, le acompañó y le ayudó a cumplir su misión; y siguió ella, después de la Cruz y Pentecostés. No se le puede pedir más. Y sin desmoronarse. Tenía mucho amor, se apoyó en el Padre y en Jesús. No reclamó nada para sí.

¡Qué Madre! Podemos aprender de ella y descansar en ella. Sigue ejerciendo de Madre desde el cielo. Las madres nunca dejan de ser madres.

Este es su mes especial. El primer domingo es el día de la madre. El segundo, el día de la Virgen. Es un mes para cuidar más nuestra relación con ella, y para disfrutarla más. El Rosario, el Regina coeli…y tantas oraciones y conversaciones. María nunca nos aísla de la realidad, nos ayuda a amarla, servirla y transformarla. Cuando un hijo tiene gestos de amor con su madre el que más los disfruta y se beneficia es él. Que no nos pase desapercibido que es el mes de María, ni a nosotros ni a los nuestros. Hay que poner amor e imaginación.

El Señor, en la Cruz nos dijo que, para ser discípulos suyos teníamos que sentirnos hijos de María, “hijo, ahí tienes a tu Madre”, y como el discípulo amado tenemos que acogerla como a alguien propio, “la acogió en su casa”.


M Madre mía amantísima, en todos los instantes de mi vida, acordaos de mí, miserable pecador. Ave María.
A Abogada y refugio de los pecadores, asistidme en la hora de la muerte y abridme las puertas del cielo. Ave María.
R Reina de cielos y tierra, sed mi amparo y defensa contra las tentaciones de mi enemigo. Ave María.
I Ilustre y querida hija de Joaquín y Ana, conseguidme de vuestro querido Hijo las gracias que necesito para mi salvación. Ave María.
A Acueducto de la divina gracia, concededme abundancia de lágrimas para llorar mis pecados. Ave María.


( 159 visualizaciones )
SOBRE LA PARROQUIA- 1 
martes, mayo 1, 2012, 10:46 AM - Otros
SOBRE LA PARROQUIA. 1 (1 de mayo de 2012)

Nuestra Parroquia está dedicada a la Virgen María, con el título de Ntra. Sra. del Remedio. Este título daba nombre a la zona donde se creó, procediendo de un antiguo convento de religiosos trinitarios.

La parroquia no es un templo más, de los que puede haber en una ciudad o pueblo. Hay templos, capillas, conventos, ermitas, santuarios…La parroquia es en territorio; es la circunscripción territorial básica de la organización de la Iglesia. En el diccionario pone que la parroquia la forman los “parroquianos”, y se entiende así a los “clientes” habituales de una tienda, de un establecimiento público, de una iglesia…pero una parroquia es mucho mas, es otra cosa.

La parroquia la formamos un conjunto de personas que compartimos la misma fe cristiana y católica, que residimos en una demarcación determinada y que formamos una comunidad.

Esta es la mejor manera de definir la parroquia: una comunidad formada por un conjunto de personas que compartimos la fe en Dios y en Jesucristo, que hemos sido bautizados, que formamos parte de la Iglesia en un determinado territorio, en torno a un sacerdote, el párroco. Puede ser, como ya decíamos, que dentro del territorio haya otros centros de culto (oratorios en casas particulares, capillas de comunidades religiosas, colegios u otras instituciones…que incluso tengan celebración de la eucaristía diariamente) pero la parroquia es el lugar de referencia.

En la demarcación parroquial, el lugar principal el templo, la iglesia donde nos reunimos los cristianos para celebrar la fe. También se hacen otras muchas actividades, en otras dependencias unidas al templo y que corresponden a su misión. Y en domicilios particulares y otros lugares.

La parroquia no es una comunidad aislada. Forma parte de un arciprestazgo (el nuestro es “Santo Tomás de Villanueva”), de una Vicaría (la nuestra es la 1ª) y de una diócesis, la de Valencia, presidida por un Obispo (aquí se le dice Arzobispo, porque Valencia es el centro de una provincia eclesiástica).

La parroquia la formamos todos los que la integramos y que compartimos una misma fe y un mismo bautismo. El responsable es el párroco, enviado por el obispo para servir a la comunidad por un tiempo, para presidir la celebración de los sacramentos, evangelizar y animar al ejercicio de la caridad coordinando y uniendo y animando el trabajo de todos. A veces puede ser ayudado por algún sacerdote, vicario o adscrito, algún diácono o religiosos y religiosas que pueden ayudar en el trabajo pastoral. Pero sobre todo es fundamental el trabajo de los laicos, en el compromiso de sus vidas familiares y profesionales y comprometidos en muchas y distintas misiones parroquiales o tareas ciudadanas. Así se vive el compromiso del bautismo y se expresa que la parroquia es una comunidad cuya misión de enseñar, santificar y animar a la caridad la compartimos todos, presentes en nuestra sociedad.

Las celebraciones son el centro de la vida de la comunidad: las eucaristías de los domingos y de los días laborables; los sacramentos de iniciación cristiana, bautismo-confirmación-eucaristía; los sacramentos sanantes, penitencia-unción; los de servicio y crecimiento de la comunidad, orden (el obispo)-matrimonio; las exequias de difuntos, los encuentros de oración…la parroquia es “la otra casa” de cada feligrés donde resuena y se celebra la vida de cada miembro. Todas las celebraciones nos hacen sentirnos acompañados, hermanos entre nosotros e hijos de Dios.

La parroquia se preocupa de la formación cristiana. De niños y jóvenes antes de la celebración de los sacramentos y de todos, para profundizar en la fe y encontrar respuestas a los interrogantes que nos plantea la vida. En repetidas ocasiones Benedicto XVI ha manifestado su preocupación ante la poca formación de los cristianos, provocando el vivir de subjetivismos y relativismos. La formación nos ayuda a crecer y a mantenernos en la verdad. Hoy necesitan mucha formación los jóvenes, los matrimonios, los adultos…los sacerdotes debemos cuidar la formación permanente. Los movimientos, órdenes religiosas y actividades promovidas a nivel diocesano…están ayudando mucho.

Pero todo nos lleva al servicio a los demás, especialmente a los más necesitados. Vivir la caridad siempre exige en la comunidad crecer en sensibilidad, en compromiso y en imaginación para procurar nuevas formas de ayuda. Directa y discretamente ante necesidades cercanas; coordinados con otras instituciones arciprestales y diocesanas; unidos a proyectos internacionales; colaborando con cualquier institución que de manera eficaz afronta algunos problemas de los hermanos…la expresión de la fe es la caridad, y no podemos quedarnos en voluntarismos ni en propósitos píos; tampoco en particularismos de pobres “nuestros”. El que más sufre es nuestra prioridad y urgencia. La sociedad es campo de trabajo de cada comunidad cristiana y de la Iglesia en general.

Cada uno puede vivir la fe con más o menos fervor, intensidad o sentido de pertenencia, pero ser cristiano, saberse y sentirse iglesia de Jesucristo supone vivirlo y testimoniarlo. La parroquia, la comunidad cristiana, tiene que ser Cristo en el hoy del mundo, por eso, simultáneamente, tiene que mirar a Cristo en el evangelio para asemejarse a él, y al hombre para servirlo y salvarlo, a nivel personal y como comunidad cristiana, que nos arropa y apoya en unas ocasiones y en otras nos potencia haciendo más eficaz nuestra ayuda.

( 183 visualizaciones )

<< <Anterior | 45 | 46 | 47 | 48 | 49 | 50 | 51 | 52 | 53 | 54 | Siguiente> >>