Blog del párroco
Actividades parroquiales. Enero - 2011 
viernes, diciembre 31, 2010, 10:31 AM - Avisos
ACTIVIDADES DEL MES DE ENERO DE 2011

Sábado 1: Santa María, Madre de Dios, día de precepto.
Domingo 2: 2º de Navidad
Miércoles 5: Misas de la fiesta de la Epifanía a las 17 y a las 20 horas.
Jueves 6: La Epifanía del Señor, día de precepto.
Domingo 9: Bautismo del Señor.
Lunes 10: Comienza la primera semana del Tiempo ordinario.
Martes 11: Retiro Espiritual a las 17 horas.
Miércoles 12: -Grupo de Caritas a las 17’30 horas.
-Grupo de jóvenes a las 20 horas
Jueves 13: Formación permanente a las 20’30 horas.
Domingo 16: 2º del Tiempo Ordinario.
Martes 18: Comienza el Octavario por la unión de los cristianos.
Jueves 20: Vida Ascendente a las 18 horas.
Sábado 22: San Vicente Diácono y Mártir, Patrono Principal de la Diócesis. Misas a las 12’30, a las 17 y a las 20 horas.
Domingo 23: 3º del Tiempo Ordinario
Martes 25: Conversión de San Pablo. Final del Octavario por la unión de
los cristianos.
Jueves 27: Curso sobre Espiritualidad y Liturgia a las 18 horas.
Domingo 30: 4º del Tiempo Ordinario.
Comienzan los domingos de San José.


( 48 visualizaciones )
SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS (1 de enero de 2011) 
viernes, diciembre 31, 2010, 08:39 AM - Comentarios a las Lecturas
SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA, MADRE DE DIOS
(1 de enero de 2011)

1ª Lectura. Números 6, 22-27. Invocaron mi nombre sobre los israelitas y yo los bendeciré.

Salmo 66. El Señor tenga piedad y nos bendiga.

Gálatas 4, 4-7. Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer.

Evangelio. Lucas 2, 16-21.Encontraron a María, y a José y al Niño. Al cumplirse los ocho días le pusieron por nombre Jesús.

Hoy comienza el año nuevo, es la octava de Navidad, celebramos a la Virgen como Madre de Dios (la fiesta más antigua de María) y la jornada mundial de oración y reflexión por la paz.
En las calles: la fiesta, las felicitaciones, las celebraciones de amigos…expresan el deseo de que el año nuevo nos traiga muchas cosas mejores. Estamos sufriendo la tremenda crisis económica y la falta de empleo que está originando situaciones límites en muchas personas y familias; los fracasos personales en distintos ámbitos, la desorientación de muchos jóvenes, las enfermedades…la separación de la Iglesia y el abandono de la fe de muchos creyentes.
Las lecturas de hoy están en consonancia con el anhelo de cosas buenas y nos hablan de bendición. La primera lectura expresa el deseo de Israel de que Dios proteja a su pueblo; el nunca se ha negado a la humanidad, pero el envío de su Hijo manifiesta su compromiso firme de estar siempre con nosotros y a favor nuestro. En el evangelio la bendición se hace carne con el nacimiento de Jesús, acogiéndola nosotros como lo hizo María y como lo hicieron los pastores.
María, con actitud de creyente, está cerca de su Hijo, guardando en su corazón las palabras y acciones que la superan, con la esperanza de comprenderlas mas tarde. Esta postura de serenidad y sabiduría solo puede adoptarse desde una total confianza.
Los pastores expresan el itinerario de la fe. Han escuchado el anuncio de los ángeles e inmediatamente van a Belén a ver lo que ha pasado; encuentran al niño y creen el mensaje trasmitido. Comunican lo recibido y se va extendiendo la reacción de sorpresa y admiración ante lo ocurrido. El encuentro con Jesús hace que tengan una fe misionera. La fe personal que llega a ser madura si se tiene la necesidad de compartirla, de anunciarla y de que otros también vivan esta experiencia liberadora.
Al Niño se le impone el Nombre y es circuncidado a los ocho días. Por el nombre se indica su misión:”Yahvé salva” y por la circuncisión entra en la cultura y en la religión judías.
Todos son propuestos como modelos de una fe viva: María, los pastores, Jesús, José. Jesús es el salvador del mundo, solamente acogiéndolo tendrá nuestra tierra paz.
Este año el lema de la jornada de la paz, propuesto por Benedicto XVI es “Libertad religiosa, camino para la paz”. Hay que trabajar para que desaparezcan toda clase de persecuciones, discriminaciones, actos de violencia o de intolerancia religiosa. Busquemos construir la paz siempre. “La dignidad trascendente de la persona, gracias a la razón, puede ser reconocida por todos. El ser humano debe buscar su propia verdad que le ayude a acercarse a su plenitud”

Está claro que nos desbordan los problemas de la paz a nivel internacional, pero es mucho lo que podemos hacer en nuestras familias y en nuestras ambientes.

El año nuevo es un tiempo de gracia, con muchas oportunidades nuevas que el Señor nos regala.
Comencemos con propósitos concretos y realizables, tengamos la ilusión de poner el esfuerzo necesario para que todo sea un poco mejor en nuestra vida y en nuestro entorno.
María y los pastores nos enseñan vivir desde las exigencias de nuestra fe.

( 45 visualizaciones )
SAGRADA FAMILIA (26 de diciembre) 
domingo, diciembre 26, 2010, 06:29 AM - Comentarios a las Lecturas
SAGRADA FAMILIA: JESUS, MARIA Y JOSÉ (26 de diciembre)

1ª Lectura. Eclesiástico 3, 3-7.14-17a. El que teme al Señor honra a sus padres.

Salmo 127. Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

Colosenses 3, 12-21. La vida de familia vivida en el Señor.

Evangelio. Mateo 2, 13-15.19-23. Coge al Niño y a su Madre y huye a Egipto.

Como todo hombre, Jesús también ha necesitado la mediación de una familia, la familia de Nazaret. Allí aprendió a amar, a rezar, a hablar, a estar con los demás, a incorporarse al mundo religioso y cultural de Israel y a través de él a nuestro mundo.
Jesús, para su familia, es respetuoso y libre.
Sus padres procuraron educarlo y cuidarlo, y cuando no le entienden, porque el Niño les sobrepasa, tratan de comprender lo que hace y lo que dice, guardándolo en su corazón.

En la familia de Nazaret vemos la situación de muchas familias a lo largo de la historia. Tuvieron que rectificar sus planes iniciales por el plan que Dios les propuso, y lo hicieron con respeto y fidelidad, quedando mas unidos y fortalecidos. Vivieron en pobreza (María dio a luz en un establo, fuera de casa); se sintieron perseguidos y rechazados (tuvieron que marchar a Egipto por proteger al Niño); José no tenía mas patrimonio que el resultado de su trabajo; vivieron, durante muchos años, en un pueblo pequeño, siendo fieles unos a otros en el silencio y la discreción de la tarea del día a día. Fue una familia que su fuerza fue el amor y su proyecto, hacer la voluntad de Dios.

El papa Benedicto XVI recientemente nos ha recordado que Jesucristo, “en el silencio del hogar de Nazaret, nos ha enseñado sin palabras, la dignidad y el valor primordial del matrimonio y de la familia, esperanza de la humanidad”.
Los obispos españoles con motivo de la jornada mundial de la familia 2010 nos han recordado que:
-La familia es lugar de la libertad, porque es el lugar más apropiado para conocer el rostro paterno de Dios y su amor incondicionado, verdad fundamental en que se basa la auténtica libertad. El ser humano llega a su plenitud cuando vive el verdadero amor que se recibe y se aprende en la comunidad familiar. El hijo se siente amado y aprende a amar entrando en la “lógica del amor y del servicio”.
-La familia es el santuario de la vida humana, porque es donde la vida es acogida en todas sus etapas, desde su concepción hasta su ocaso natural. El amor indisoluble de un hombre y una mujer que contraen matrimonio construye y funda una familia.
-La Iglesia ayuda a las familias para que los hijos descubran el sentido de sus vidas y vivan el amor como una entrega respetuosa y generosa. Pero la Iglesia necesita mucho a las familias cristianas, porque es la primera Iglesia donde se trasmite la fe y es el hogar y la escuela donde se aprende a amar y a convivir respetando y compartiendo con los demás.

La Iglesia es misterio de comunión, por eso, la familia cristiana, es signo y recuerdo permanente para la Iglesia de que es la familia de los hijos de Dios que tiene como misión establecer auténticas relaciones familiares.

Debemos ilusionarnos en vivir toda la riqueza que se encuentra en la comunidad familiar, donde se crece en generosidad por que se vive pendiente del más necesitado y priorizando siempre las necesidades de los demás. Donde se vive el amor como perdón regalado que regenera las relaciones interpersonales y como servicio generoso con el que se dignifica a los demás. Es escuela de escucha, comprensión y diálogo, comprendiendo a los demás en lo más hondo de sus inquietudes y sentimientos. Es comunidad donde se expresa y recibe amor el amor verdadero, único camino de felicidad y de realización personal.

Que la familia de Nazaret nos ayude para que los hogares cristianos seamos en el mundo una luz para todos los hombres y todas las familias.

( 32 visualizaciones )
Solemnidad de la Natividad del Señor. Misa de Nochebuena. 
viernes, diciembre 24, 2010, 12:33 AM - Comentarios a las Lecturas
NATIVIDAD DEL SEÑOR (25 de diciembre)
Misa de medianoche

1ª Lectura: Isaías 9, 2-7. Un hijo se nos ha dado

Salmo 95. Hoy nos ha nacido un salvador: el Mesías, el Señor.

De S. Pablo a Tito 2, 11-14. Ha aparecido la gracia de Dios para todos los hombres.

Lucas 2, 1-14. Hoy os ha nacido un Salvador.

El anuncio del ángel a los pastores “No temáis, os traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy… os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor” sigue resonando hoy en todas las personas, en todos los rincones del mundo, creyentes y no creyentes, justos e injustos, sanos o enfermos. Tenemos un salvador, que es Jesucristo. El ser humano, por grande que sea su miseria y difícil su vida, tiene salvación.
“Ha aparecido la gracia de Dios que trae la salvación para todos los hombres” nos anuncia la segunda lectura.
“Ahí tenéis la señal, un niño envuelto en pañales y recostado en un pesebre”
Este niño, su nombre es Jesús, “Dios salva” y es Emmanuel”, Dios con nosotros, entre nosotros y en nosotros.

Viene para recuperarnos como hijos de Dios, “enseñándonos a renunciar a la vida sin religión y a los deseos mundanos y a llevar ya desde ahora, una vida sobria, honrada y religiosa…dedicados a las buenas obras”
Viene para que salgamos de la oscuridad de vivir en la increencia: “el pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande…” y para que no vivamos en la lejanía de Dios.
Viene para liberarnos de la dureza de corazón que deja en nosotros los fracasos, las codicias, los sufrimientos de la vida.
Viene en la noche para entrar en todas las vidas que estén sumidas en la desesperanza, en la enfermedad, en la pobreza, en las adicciones, en la falta de libertad, en la soledad, en los fracasos, los miedos.

Viene en la desnudez y en la pobreza, para que nos despojemos de nuestros egoísmos, de nuestra autosuficiencia, para ser él sea nuestra riqueza, para que encontremos en él nuestra seguridad y nuestra fuerza.

Viene lleno de amor, porque solamente así podemos acercarnos de verdad a los demás y hacer el bien; porque solamente cuando amamos vivimos nuestra más profunda verdad y nos acercamos a Dios que es amor infinito, total, enriquecedor y misericordioso.

Nochebuena y Navidad son tiempo de contemplación del amor salvador de Dios.
Es noche y día de escuchar el anuncio de salvación y de trasmitirlo a los hermanos.
Es tiempo de mirarnos a nosotros y de ver lo que queda del niño que fuimos, en nuestra capacidad de amar, de confiar, de ilusionarnos, de sentir la necesidad de los hermanos, de vivir en sencillez.

Dios quiera que este Niño, luz verdadera, amor entregado, Dios entre los pobres…nos purifique el corazón para que creamos, con todas las consecuencias en la dignidad de todo ser humano, para que hagamos nuestro su sufrimiento (eso es “encarnarse”), para que nos comprometamos con la causa de todo ser humano que nos necesite en este tiempo de tantas nuevas formas de esclavitudes.

Este Niño vino a los suyos y muchos no lo recibieron. El seguirá viniendo.
A quienes lo reciben les da el ser hijos de Dios si creemos en su Nombre. ¡Feliz y fiel navidad!

( 28 visualizaciones )
TIEMPO DE NAVIDAD 
miércoles, diciembre 22, 2010, 09:52 AM - Otros
TIEMPO DE NAVIDAD

La Navidad celebra el acontecimiento histórico de la manifestación de la salvación de Dios en Jesús de Nazaret: Dios se hace hombre en Jesucristo, nacido de la Virgen María, en Belén de Judá.

En el credo decimos: “ y por obra del Espíritu Santo, se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre”. Jesús, el hijo de María, es Dios y Hombre verdadero: el eterno entra en la historia, el señor toma forma de siervo para librarnos de toda esclavitud; el omnipotente y fuerte se hace débil y pobre niño. La Palabra eterna de Dios se hace hombre, y a partir de este momento, Dios es completamente inteligible, cercano y comprometido con el hombre, porque en el Niño nos dice todo lo que nos tiene que decir, es su Palabra definitiva. Cristo, luz verdadera, viene a disipar las tinieblas del mundo y de cada corazón.
A los cristianos nos toca contemplarlo, para comprender el amor de Dios que nos crea, fundamenta y configura, y dejarnos transformar por él.

En la Navidad, además de Jesús, aparecen muchos personajes; el principal es María, la Mujer creyente elegida por el Padre y llena de gracia, que le llevó en su seno y lo dio a luz. Ella es figura de todos los creyentes y de toda la humanidad, al aceptar con el “sí” de la anunciación el plan salvador de Dios y colaborar con El; ella es modelo y maestra de vida cristiana. Muy cerca de ella está José, los ángeles, los pastores, los magos, Isabel...Todos nos dan ejemplo de apertura al plan de Dios y de colaboración ante lo que el Señor nos pida.

Estos días tenemos muchas celebraciones religiosas: el Nacimiento del Señor; la Sagrada Familia de Nazaret; Santa María Madre de Dios, la octava de la Navidad y la jornada de la paz; la Epifanía del Señor; el Bautismo del Señor, con el que retomamos el tiempo ordinario. Son muchas celebraciones que nos ayudan a contemplar el gran misterio y nos orientan sobre su sentido y el compromiso que nos suponen. Son celebraciones de hondo contenido religioso donde aprendemos de los pastores, de los magos, de José, de María…a situarnos ante el Señor que nace y a acogerlo.

Aprovechemos estos días para disfrutar sabiendo que nuestro Dios es Emmanuel, está entre nosotros, que nos ha hecho de su familia, que es el gran don del Padre y que con su nacimiento viene a dignificar la condición humana al hacernos partícipes de su divinidad.

( 53 visualizaciones )

<< <Anterior | 68 | 69 | 70 | 71 | 72 | 73 | 74 | 75 | 76 | 77 | Siguiente> >>