Blog del párroco
DOMINGO 15º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo A. (13-7-2014) 
sábado, julio 5, 2014, 10:11 AM - Comentarios a las Lecturas
DOMINGO 15º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo A. (13-7-2014)

1ª Lectura. Isaías 55, 10-11. Mi palabra no volverá a mí vacía: hará mi voluntad y cumplirá su encargo.

Salmo 64. La semilla cayó en tierra buena y dio fruto

2ª Lectura. Romanos 8, 18-23. La creación entera sufre como dolores de parto, y nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, también gemimos en nuestro interior.

Evangelio. Mateo 13, 1-23. Salió el sembrador a sembrar.

El sembrador es el Señor y su Iglesia, y no cesan de sembrar la mejor de las semillas. Isaías dice que la palabra nunca vuelve vacía, sin cumplir su encargo.

Pero la semilla tiene que caer en buena tierra, en tierra preparada y luego hay que cuidar que la tierra tenga las atenciones necesarias.

La palabra se tiene que entender, estudiar y reflexionar, para que no la arrebaten teorías deslumbrantes y pasajeras.

La palabra se tiene que aceptar, para que forme parte de nosotros y pase de ser un simple barniz superficial.

La palabra se tiene que discernir entre tantas palabras, doctrinas y teorías para que dé frutos de vida.

La palabra se tiene que orar, para que se realice un encuentro de amor entre Dios y nosotros.

No podemos ser terreno pedregoso sin humedad que la haga germinar, ni camino duro y transitado por unos y por otros que la tengan a merced de ideas fáciles y cambiantes.

La parábola es una palabra de esperanza, El sembrador no deja de sembrar la mejor de las semillas con esperanza. El sabe “que la creación sufre dolores de parto…”confusiones, sufrimientos…pero esperamos en una humanidad nueva. El tener las primicias del Espíritu no nos libra de la espera dolorosa, sino que nos anuncia que es una realidad la esperanza que nos sostiene.

Hay que ser buena tierra. Hay que cuidar la bondad del corazón y la generosidad de vida. El árbol malo da frutos malos y la tierra no cuidada hace que la palabra no de todos sus frutos. Los cristianos tenemos que valorarla, conocerla, disfrutarla. La Palabra es la Persona de Jesús.

Necesitamos la paciencia del labrador. La Palabra también necesita que cada vida le de su tiempo. Y luego, con humildad, aceptar que en unos produce más frutos que en otros.

La palabra consuela, ilumina, acaricia, fecunda. Guardar la palabra para que dé fruto abundante.

( 30 visualizaciones )
DOMINGO 14º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo A. 6-7-2014 
viernes, julio 4, 2014, 10:55 AM - Comentarios a las Lecturas
enDOMINGO 14º DEL TIEMPO ORDINARIO. Ciclo A (6-7-2014)

1ª Lectura. Zacarías 9, 9-10. Tu rey viene pobre a ti.

Salmo 144. Te ensalzaré, Dios mío, mi rey; bendeciré tu nombre por siempre jamás.

2ª Lectura. Romanos 8, 9.11-13. Si con el Espíritu dais muerte las obras del cuerpo, viviréis.

Evangelio. Mateo 11, 25-30. Soy manso y humilde de corazón.

“Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y las has revelado a la gente sencilla”. Jesús ora, da gracias, porque las cosas de Dios y de su proyecto sobre el mundo solo lo entienden las personas pobres y sencillas, en el sentido de las bienaventuranzas: los humildes. Este es el signo de que ha comenzado el tiempo de Dios, el Reino de Dios.

Los creyentes tenemos necesidad de dar gracias porque caemos en la cuenta de los muchos dones recibidos de Dios. Todo es don de Dios y reconocerlo es mirar la vida desde otra clave: reconocer es valorar, agradecer y desde la humildad, corresponder. Los “entendidos del mundo” pueden estar ciegos a la acción de Dios y pensar que todo es mérito personal, que cualquier dificultad que se les presenta es una injusticia que se les comete y que valen y se merecen más que los demás. El resultado es la amargura y la tristeza.

La oración de Jesús nos descubre que Dios es sencillo, como nos dice la primera lectura; que podemos acudir a él con gozo y confianza. Es más, que debemos acudir a él cuando estamos “cansados y agobiados”. Solamente desde la sencillez, la verdad y el amor, se puede acceder a él.

La vida es un deambular llenos de cargas: las que proceden de nosotros, de nuestra salud, de nuestro trabajo, de nuestras frustraciones, de nuestros pecados. Y de nuestros familiares, amigos, personas cercanas. Y de la Iglesia. Y del mundo. Y del futuro… ¡Cuántas cargas y cuantos agobios! “Venid a mí”. El Señor nos hace ver su amor, su presencia y acompañamiento permanente (no vigilancia) y nos invita a vivir de su Espíritu (nos habla la segunda lectura).

Necesitamos vivir de su Espíritu, y que nos libere de tantos intereses y condicionamientos humanos, falsas e imaginarias metas. Solo su Espíritu nos hace realmente libres. A su Espíritu se le encuentra en el interior de cada uno, en la oración, en la contemplación de su palabra.

Estamos otra vez en verano. Otro ritmo de vida. Otras personas. Más tiempo para muchas cosas. Sería triste que termine el verano y estemos tristes, agobiados, con la sensación de que hemos perdido el tiempo. Insatisfechos.

El que está en contacto con Dios y tiene una actitud de admiración y agradecimiento, disfruta todas las situaciones nuevas, aprende de todas las personas y encuentra en la vida misma motivos de entrega gozosa en el día a día.

Feliz verano. Disfrutad de las confidencias con el Amigo.

( 48 visualizaciones )
HORARIOS DE MISAS DE JULIO Y AGOSTO 
miércoles, julio 2, 2014, 02:45 PM - Avisos
HORARIO DE MISAS DE LOS MESES DE JULIO Y AGOSTO

- Días laborables: 8 de la tarde
- Sábados y vísperas de festivos: 5 y 8 de la tarde.
- Domingos y festivos: 12 (suprimida en agosto), 1, 8 y 9 de la tarde.
- Confesiones: media hora antes de las celebraciones.


( 34 visualizaciones )
SOLEMNIDAD DE LOS SANTOS APOSTOLES PEDRO Y PABLO. 29-6-2014 
sábado, junio 28, 2014, 07:45 AM - Comentarios a las Lecturas
SOLEMNIDAD DE SAN PEDRO Y SAN PABLO. 29-6-2014

1ª Lectura. Hechos de los Apóstoles 12, 1-11. Ahora me doy cuenta de que el Señor me ha librado de las manos de Herodes.

Salmo 33. El ángel del Señor librará a los que temen a Dios.

2ª Lectura. De la segunda carta de Pablo a Timoteo 4, 6-8. 17-18. Ahora me aguarda la corona merecida.

Evangelio. Mateo 16, 13-19. Tú eres Pedro, y te daré las llaves del Reino de los cielos.

Desde tiempos muy antiguos, la Iglesia ha celebrado en una misma fiesta a Pedro, sucesor del Señor, y a Pablo, el misionero evangelizador. Como rezaremos en el prefacio de la misa “Pedro fue el primero en confesar la fe y Pablo el maestro insigne que la interpretó”; Pedro “fundó la primitiva iglesia con el resto de Israel” y Pablo “la extendió a todas las gentes” así, los dos congregaron a la única Iglesia de Cristo, y los dos fueron coronados por el martirio.

Hoy, agradecemos también, el don del ministerio del sucesor de Pedro, quien construye y expresa la unidad y la comunión en la Iglesia y vela por la autenticidad de la doctrina. Es el día del Papa, y todas las colectas de la iglesia se destinarán a la caridad de Papa; se llama el óbolo u ofrenda a San Pedro. Para nosotros los cristianos es un gesto precioso de comunión con los hermanos más necesitados.

El papa es el obispo de Roma, la sede primada de la iglesia católica, sede que ocupó el apóstol San Pedro, puesto por Jesucristo como cabeza del colegio apostólico. Por su condición de obispo de Roma es pastor de la Iglesia universal. Los papas cambian de nombre al iniciar el ministerio de sucesor de Pedro, en recuerdo de Cristo, quien se lo cambió a Simón Pedro, insistiendo en que iniciaba una misión nueva.

La oración de Pedro fue la proclamación de su fe: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”. También expresó su valiente decisión de seguir al Señor: “Señor, a quien iremos, tú tienes palabras de vida eterna”. Y su gran confianza en el perdón y la misericordia del Maestro: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo”. Pedro es el amigo, el apóstol, el pecador arrepentido, a quien el Señor confió el cuidado de su esposa la Iglesia “hasta que él vuelva”.

Pablo, cuando Jesús le interpela en el camino de Damasco, le responde: “Señor, tú ¿quién eres?”. Entonces aconteció su conversión y misión, y ya estuvo toda su vida unido y entregada a Cristo. Creó comunidades cristianas, para que Cristo estuviera presente en el mundo, fue muy consciente de su misión incansablemente evangelizadora hasta los últimos confines de la tierra, y nos ha dejado el legado precioso de sus cartas, donde ayuda a vivir la fe a las comunidades que creaba y nos trasmite su profunda experiencia cristiana.

El Señor a Pedro, en Cesarea de Filipo, cuando respondió en nombre de todos a la pregunta que les hizo Jesús: ¿“quien dice la gente que soy yo?”, Pedro respondió: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Jesús entonces le dijo: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra, edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. El Señor le confió la Iglesia. Le dijo que era “piedra”, que le entregaba las “llaves” para que tuviera la misión de “atar y desatar” en la tierra y en el cielo. Es el momento del “primado” de Pedro, que representamos con “las llaves” que le ponemos en la iconografía que le representa.

Pablo es el misionero incansable, fundador de nuevas comunidades, predica con ardor y valor la palabra (representada en “la espada” que pone en sus manos la iconografía cristiana), peregrino incansable, quien trabajó y sufrió por Cristo más que nadie, aunque se incorporó al apostolado después de la resurrección.

Ambos apóstoles llevan también el “libro” que representa la Palabra de Dios. Los dos han sido fieles a la gracia recibida, han vivido los trabajos del evangelio y han ofrecido sus vidas en el martirio por el Maestro.

Hoy es día de rezar por el Papa de manera especial y de compartir con él para que pueda ejercer una caridad real en toda la Iglesia. De pensar si conocemos y obedecemos sus enseñanzas y su magisterio.

Es día de agradecer el don de la fe, que nos ha llegado a través de esta larga cadena de mártires y santos que parte del testimonio de los apóstoles del Señor, sostenida por la gracia de Dios. Y de valorar la evangelización, como tarea y misión ordinaria de todo bautizado. Que ambos apóstoles nos ayuden a cumplir con la misión encomendada a cada uno y a servir con verdadero amor a Jesús y a los hermanos.



( 62 visualizaciones )
SOLEMNIDAD DE CORPUS CHRISTI. Ciclo A. 22-06-2014 
viernes, junio 20, 2014, 10:16 AM - Comentarios a las Lecturas
SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI. Ciclo A. 22-06-2014.

1ª Lectura. Deuteronomio 8, 2-3. 14b-16a. Te alimentó con el maná que tú no conocías ni conocieron tus padres.

Salmo 147. Glorifica al Señor, Jerusalén.

2ª Lectura. 1ª a los Corintios. 10, 16-17. El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo.

Evangelio. Juan 6, 51-59. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.

La fiesta de Corpus fue instituida en la Iglesia por Urbano IV en 1264. Nos remite a la institución de la Eucaristía por el Señor, la tarde de Jueves Santo, y subraya, por la solemne procesión de este día en todas las iglesias, la presencia real del Señor, en cuerpo, alma y divinidad, y el que debe ser adorado, valorado, reconocido. La comunidad cristiana, cuando celebra la Eucaristía, siente en ella la presencia del Señor Resucitado y vive el mandato de "darles vosotros de comer" que hace que nos ocupemos y preocupemos por compartir, ayudar y acoger a los necesitados como de nuestra familia.

El Concilio Vaticano II, en LG, nos dice que la eucaristía es fuente y culmen de la vida cristiana; que expresa , edifica y realiza la Iglesia. En cada eucaristía, el Señor resucitado, nos sale al camino y nos sienta a su mesa, para transformarnos en él, para que su vida sea nuestra fuerza y volvamos, a las tareas de cada día con una energía y con una ilusión nueva.

Caritas, este día, celebra el día nacional de Caridad, nos invita a que vivamos sencillamente para que otros puedan vivir y nos dice que la eucaristía nos debe urgir a construir espacios de esperanza.

Caritas es la institución de la Iglesia que, de manera organizada y en nombre de todos, intenta responder con mayor eficacia, a los problemas de pobreza que se dan en todos los tiempos y especialmente en este, por el paro que afecta a tantas personas y familias, y por los muchos emigrantes que viven entre nosotros sin trabajo, sin presente y sin futuro, y que no quieren regresar a sus países de origen por los problemas que tienen allí.

La primera lectura nos habla del "maná" alimento divino que el Señor regalaba en el desierto cada día a los israelitas. Es el "pan que Dios les da", les permite caminar en libertad hacia la tierra prometida; recogen cada día el que necesitan para que confíen el la providencia de Dios y eviten la codicia. La Eucaristía a los cristianos nos invita a "no olvidar las acciones del Señor, ni las realizadas con Israel ni en Cristo. Hacer memoria, la eucaristía es "memorial".

Pablo en la segunda lectura nos dice que participar en la eucaristía es participar en la vida del Señor. Comulgar al Señor es exigencia de comunión con él, con sus mandamientos, y con los hermanos. "Sois el cuerpo de Cristo". Somos uno con él. Y no se puede romper esta comunión, no puede haber divisiones, ni partidismos ni rivalidades, sino solamente vivir la fraternidad. En la comunión sacramental Cristo nos tiene que transformar en él para que vivamos como él.

Juan en el evangelio nos recuerda que en la Eucaristía tenemos a la misma persona que se entregó por nosotros en la cruz, que resucitó y que vive con y entre nosotros. La Eucaristía es alimento de resurrección, el cuerpo y la sangre de Cristo llevan a la vida eterna. En el sacramento, a nosotros todavía peregrinos, se nos adelanta la vida del Señor resucitado.

Ante la Eucaristía solamente es posible la contemplación, la acción de gracias al considerar un amor tan grande y el compromiso de fraternidad (unidad, perdón...) y de caridad (generosidad, austeridad para compartir...) Para sentarse a la mesa del Señor hay que ser pobre y amar a los pobres. Es la mesa del Reino y este es el signo.

La Eucaristía nos urge a vivir con profundidad nuestra condición humana y cristiana y es prenda de la vida futura.


( 27 visualizaciones )

<< <Anterior | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | Siguiente> >>